Torquímetro: usos de la llave dinamométrica en la bici

By 20/12/2018 mayo 9th, 2019 Tips y Equipamientos

Tiempo atrás, en momentos donde los rodados de fibra de carbono aún no eran del todo populares en el universo del ciclismo, las llaves dinamométricas (torquimetros) ya eran usadas por los ciclistas más profesionales en sus viajes en bicicleta. En la actualidad, esta tendencia se fue modificando ya que cada vez más personas suelen andar en bicis hechas con componentes de carbono. En este posteo, te explicaremos e indicaremos porqué es trascendental que dispongas de una llave dinamométrica si algún elemento de tu rodado es de carbono.

¿Llave dinamométrica? ¿Que es?

La llave dinamométrica o torquímetro es una herramienta manual que se usa para regular el par de apriete de piezas que se encuentran roscadas. El torque se usa de manera frecuente en los talleres de autos y se aplica para otorgar a los tornillos el torque sugerido por el fabricante, evitando de este modo las sobretensiones y malformaciones de las piezas en cuestión.

Una llave dinamométrica o torquimetro es en apariencia bastante parecida a una llave de carraca común con puntas y accesorios intercambiables aunque en esta, podremos regular el par de apriete idóneo para cada tornillo. En resumen, con una llave dinamométrica o torquimetro nunca falsearemos un tornillo debido a que en el momento que se logra el par de apriete predeterminado la llave se “salta” dejando de lado la presión en el tornillo.
El hecho de usar una llave dinamométrica o torquimetro no nos liberará necesariamente de padecer riesgos como el hecho de sobrepasar la cabeza o punta de un tornillo, por lo que lo mejor será tomar todo tipo de recaudos. Al momento de revisar los tornillos, te sugerimos que los aflojes previamente para después apretarlos hasta que este salte la llave en vez de apretar dos veces un tornillo.


La mejor opción será para evitar toda clase de problemas hacerlo con la presión al mínimo. Teóricamente no debería ocurrir nada si no lo hacemos así, sin embargo, es lo más sugerible para poder conservar intacta la presión del muelle interno que le hace despegarse.
Dentro de las partes del rodado más importantes que deben ser tratadas con una llave dinamométrica se encuentran las abrazaderas del manubrio, la tija del asiento, las agarraderas de la banda del desviador delantero así como también los pernos de los platos.

El hecho de prescindir de una llave dinamométrica elevará el riesgo de que se te arruine un perno e inclusive una pieza delicada de carbono. En relación al manubrio, este puede también ser también un punto a tener en cuenta ya que si se verifica que presionaste demasiado un perno generando una fractura, tus chances de reclamar una garantía podrían verse altamente disminuidas.

Atento a los mecánicos apurados

En varias ocasiones ha sucedido que los mecánicos por estar apurados obvien el uso de la llave dinamométrica llevando adelante un ajuste de pernos de acuerdo a sus propios cálculos perceptivos poniendo en riesgo el funcionamiento óptimo de las piezas de tu rodado.

1
Hola!
En que podemos ayudarte?
Powered by