Cómo realizar un correcto mantenimiento de la horquilla de tu bicicleta

By 30/11/2018 mayo 9th, 2019 Tips y Equipamientos

Como todos sabemos, un mantenimiento constante de nuestra bicicleta representará una mejora en todos sus niveles de funcionamiento. Desde la seguridad hasta él confort pasando por el modo de desplazamiento, tener nuestro rodado al día es una tarea que no debemos soslayar.

En líneas generales, todas las partes y piezas de nuestro rodado precisan de un buen cuidado general. Sin embargo, existen algunas partes con mayor grado de importancia como la horquilla, ya que esta es la que tiene la función de sujetar el eje de nuestro rodado.

La horquilla de tu bicicleta te aportará la seguridad y comodidad pertinente para poder esquivar todo tipo de obstáculos sin correr riesgos en vano. Por tal motivo, si vas a viajar en bici, será trascendental que realicemos un mantenimiento eficaz de la horquilla. Para no perder la sana costumbre de ayudarte a entender cómo funciona cada parte de tu bicicleta, en este posteo te indicaremos una serie de consejos para mantener tu horquilla al tope de rendimiento.

La limpieza de la bici

Es importante saber, que al momento de viajar en bici, nuestro rodado se expone a una gran cantidad de polvo, mugre, y barro que indefectiblemente se terminará acumulando en la horquilla. Si bien, la horquilla de tu bicicleta posee un guardabarros, es muy factible que si no se realiza una correcta limpieza después de un recorrido, la mugre penetrará en el interior de la misma, alterando tanto su mecanismo como funcionamiento.

Inicialmente, para limpiar la horquilla de tu bicicleta, te sugerimos que uses un trapo humedecido con agua enjabonada para limpiar las barras y el guardabarros de esta.

Limpiarla de manera suave y delicada sin hacer uso de agua a presión te ayudara a evitar el ingreso de líquidos en el funcionamiento de tu horquilla.
También, es necesario que tengas en cuenta que cualquier tipo de disolvente para eliminar la suciedad será contraproducente para tu horquilla ya que este tipo de líquidos tiende a dañar su funcionamiento interno.

En relación a su lubricación, las horquillas se pueden aceitar desde el exterior con la utilización de productos como aceite en sprite. Aunque las horquillas vengan de fábrica con sus propios mecanismos de lubricación, la amortiguación del roce y, por ende, la mejora en la sensibilidad será perceptible al momento de aplicar unas gotas de aceite previo a viajar en bici.

Atento a la presión de aire

Este chequeo será clave hacerlo de manera constante debido a que nos permitirá quitar todo el potencial que nuestra amortiguación delantera puede otorgarnos. Para llegar a poder hacerla deberemos regular correctamente el nivel de hundimiento que dispone nuestra suspensión. Con un buen ajuste de este punto, vamos a poder absorber las imperfecciones del terreno, logrando que nuestra conducción sea más cómoda.

Revisión 365

Para finalizar, será trascendental que cada año puedas pegarle una revisión profesional a la horquilla de tu bicicleta, incluyendo el cambio de repuestos deteriorados o dañados como los retenes, guardabarros o el mismo aceite de la suspensión.

1
Hola!
En que podemos ayudarte?
Powered by